Puede que el anuncio de las FARC sea fruto de contactos informales que serían los pasos iniciales de un proceso de transformación de la guerrilla en grupo político.
Alberto Barlocci

Buenos Aires / Política – El anuncio sorprende aunque no tanto. Las FARC no se financiarán más con los secuestros de personas y liberarán diez policías cautivos desde 1998 y 1999.

No hay demasiada sorpresa ante el anuncio porque las FARC pasan por un momento de gran debilidad, pese al recrudecimiento de sus acciones guerrilleras. En los últimos tiempos, desde la muerte natural de su líder histórico, Manuel Marulanda (Tirofijo) a la eliminación de varios otros jefes políticos y militares, desde la pérdida de apoyo popular a las deserciones que han reducido sus columnas de 20 mil a los actuales 9 mil efectivos, los guerrilleros se encuentran en cada vez mayores dificultades.

Para el presidente colombiano, Juan Manuel Santos, se trata de un paso que va en la dirección correcta, pero que es aún insuficiente. El gobierno, de hecho, para entablar negociaciones de paz pide que no sólo las FARC dejen de secuestrar personas, sino que liberen a los demás rehenes en sus manos —son entre 150 y 300—, y que detengan los operativos militares. Sin estos gestos, el ejército regular seguirá en su ofensiva que está logrando golpear duramente a los guerrilleros comunistas.

Las FARC surgen en 1964 como brazo armado del partido comunista. Con el tiempo, se agregó a la lucha armada contra el Estado el Ejército de Liberación Nacional y, más tarde todavía, las Autodefensas Unidas de Colombia, grupos más bien vinculados a los paramilitares. Quienes se han beneficiado de este estado caótico y de conflicto han sido sin duda los omnipresentes y omnipotentes carteles de la droga.

¿Hacia dónde va este gesto de las FARC? En el actual estado de debilidad, es más probable que puedan lograr una rendición honrosa que un negociado de paz, tal como fue intentado en 1998-2002, bajo la presidencia de Andrés Pastrana, y que hoy no encontraría aceptación por parte del gobierno. Puede que el anuncio de las FARC sea fruto de contactos informales que serían los pasos iniciales de un proceso de transformación de la guerrilla en grupo político. Un objetivo sin duda mejor del permanente conflicto que desde hace casi medio siglo ensangrienta el país.

__________
Alberto Barlocci. Director de revista Ciudad Nueva. Publicado en Ciudad Nueva, www.ciudadnueva.org.ar

 
Revista Mirada Global © Copyright 2009