A medida que el petróleo sigue derramándose por el Golfo, el gobierno federal todavía lucha por encontrar la mejor manera de limitar el daño medioambiental y para administrar justicia en una catástrofe que se acerca a su tercer mes.
Equipo revista America

Louisiana / Ecología – La costa de Louisiana es un área prohibida para sus residentes y sus fuentes de ingresos y calidad de vida se han visto dañadas, dijo el pastor de la parroquia Our Lady of the Isle en Grand Isle. “No pueden pescar, no pueden nadar, no pueden interactuar con el agua, no pueden vivir de la comida que hay en el agua”, dijo el Reverendo Mike Tran. “Este derrame de petróleo ha tenido un impacto traumático en la gente de la isla”.

 Grand Isle es una isla en forma de barra en la boca de Barataria Bay, donde se junta con el golfo. La isla se conecta con el continente a través de una carretera elevada. “No hay más turistas, básicamente, todo está cerrado. No podemos disfrutar del aire fresco cuando estamos afuera por el hedor del petróleo que llega permanentemente a bañar la playa”, dijo el párroco. “Y ahora, con el inicio de la temporada de huracanes, los niveles de estrés de los residentes ha subido aún más”.
 
Los residentes de Grand Isle y sus contrapartes de la diócesis de Houma-Thibodaux y el resto de la costa del Golfo esperan con ansias el anuncio de BP que han podido contener el petróleo que inunda el Golfo de México después de la explosión de su plataforma petrolera, Deepwater Horizon. Desde la explosión e incendio del 20 de abril, que mató a 11 trabajadores de la plataforma, 2 millones de galones de petróleo —o más— se han vertido a diario en el Golfo, y los esfuerzos de BP para contener el derrame hasta ahora sólo han tenido éxito parcial.
 
A medida que el petróleo sigue derramándose por el Golfo, el gobierno federal todavía lucha por encontrar la mejor manera de limitar el daño medioambiental y para administrar justicia en una catástrofe que se acerca a su tercer mes. Los residentes de la costa del Golfo cuyas fuentes de ingresos han sido afectados por el derrame esperan que el compromiso que adquirió BP con la Casa Blanca de hacer un aporte de US$ 20 mil millones no sea poco y no llegue demasiado tarde.
 
Incluso después de algún éxito a mediados de junio para capturar algo del petróleo que fluye de un pozo que está a una milla bajo el nivel del mar, millones de galones siguen escapando y no hay una única manera de recoger todo el petróleo que se ha derramado sin crear nuevos problemas. Los esfuerzos de BP de perforar pozos de alivio no parece que tendrán efectos significativos hasta fines del verano, en el mejor de los casos.
 
Hay mucha incertidumbre sobre el impacto que este desastre medioambiental provocado por la mano del hombre —y que ha sido llamado el peor desastre en la historia del país—, tendrá en el largo plazo en las gentes de Louisiana del sur que viven cerca del agua y obtienen su sustento de ella. El Reverendo Thomas Kuriakose, pastor de la parroquia St. Charles Borromeo en Pointaux-Chenes dijo que muchos de sus parroquianos son pescadores y a pesar que de momento están trabajando para BP en la limpieza del petróleo, sus fuentes de ingresos futuras están amenazadas.
 
“He conversado con mucha gente que está deprimida por la incertidumbre que tienen sobre el futuro y por la industria alimentaria marina de esta área”, dijo el Padre Kuriakose. En el mes de mayo, Catholic Charities, afiliada a la Arquidiócesis de New Orleans recibió un subsidio de US$ 1 millón de parte de BP para ir en ayuda de emergencia causada por el derrame. El dinero no alcanza para mucho. La renta máxima que la agencia de la arquidiócesis puede dar es de US$ 200.
 
Connie D’Aquin Bosley ha visto cundir la desesperación de primera fuente. “Lo que vemos es que la desesperación empieza a cundir entre los pescadores. Están enojados y sienten que realmente los han dejado de lado”, dice Bosley, directora de la oficina de administración de emergencias de Catholic Charities. “El proceso de reclamos ante BP es demasiado lento. No es coherente. Lo que único que hay en este momento es un desfase entre lo que BP ofrece y lo que ellos necesitan ahora, de inmediato”.
_____________
Equipo de revista America. Publicado en revista America, www.americamagazine.org

 
Revista Mirada Global © Copyright 2009